Las Super-8 de ‘Arrebato’

A lo largo de Arrebato aparecen dos cámaras Super-8. Se desconoce si provenían de la colección personal de Iván o si por el contrario eran parte del atrezo, pero en el filme ambos tomavistas pertenecen a Pedro, el personaje de Will More.

Cámara nº 1

El primero de ellos interviene en varias de las escenas rodadas en la finca La Mata:

Will More y la Yashica Electro 8 LD-8

Pedro P. / Will More manipulando el intervalador Interval Timer E, de Canon.

Se trata de una Yashica Electro 8 LD-8, fabricada en Japón entre 1974 y 1977:

Yashica Electro 8 LD-8

Es un modelo tirando a sencillo pero competente y muy cómodo. El PVP en 1974 rondaba las 40.000 Ptas, aunque su disponibilidad en España era limitada.

Cámara nº 2

La segunda encarnación de la Super-8 aparece en el interior del apartamento de Will More, durante el último tercio de la película:

Will More y Canon 1014 Autozoom Electronic

Canon 1014 Autozoom Electronic

En este caso la cámara en cuestión es una Canon 1014 Autozoom Electronic, manufacturada entre 1973 y 1979. Era el modelo de alta gama de las Canon en los primeros años setenta:

Canon 1014 Autozoom Electronic

Bastante más completa que la Yashica, se caracteriza entre otras cosas por tener un zoom 10:1, muy buena óptica y una alta cadencia para slow-motion (54 fps), aunque Pedro solo utilizase el modo one-shot (al igual que con la Yashica) para realizar sus filmaciones. El PVP era de unas 70.000 Ptas en 1974.

A falta de consultar el guión y otros registros del rodaje, el motivo de esta sustitución no queda claro en la película, y aunque en un primer momento se podría pensar en un fallo de continuidad, es más probable que el cambio sea intencionado. Puede que la reducción del metraje, de unos 150-180 minutos del montaje inicial —mencionado por Augusto Martínez Torres y Jaime Chávarri en varias entrevistas—, a los 110 del montaje final, se llevara por delante este detalle. Dada la transformación que sufre el tomavistas, como si de otro personaje se tratara, este cambio de aspecto podría servir para ilustrar su evolución, paralela a la de Pedro P., tras sus viajes y aprendizajes.

Antón López.

Deja un comentario